El Pulque y los Curados

Compartir

http://www.degustar.com.mx/articulos/cultura-articulos/el-pulque-y-los-curados/ Escrito en Bebidas y Cocktails, Cultura, Destacadas

Tags:, , , , , , , , , ,

El Pulque es sin duda una de las bebidas más emblemáticas de México. Existía ya desde mucho antes de la llegada de los europeos. Los mexicas la preparaban, la bebían de manera ritual y la consideraban bebida de los dioses.  Posteriormente, se desarrolló el tequila, con las técnicas de destilación europeas, pero lo cierto es que el Pulque siempre ha tenido una gran importancia en la cultura mexicana.

Para los pueblos prehispánicos, el Pulque tuvo mucha significación religiosa, existía una diosa del Pulque, Mayahuel, y se le agradecía por el descubrimiento de la sabrosa bebida. En las grandes festividades civiles y religiosas, tanto los sacerdotes y los nobles como el pueblo en general, bebían el Pulque. Su consumo cotidiano estaba restringido y se le permitía sólo a las mujeres lactantes -pues se creía que mejoraba la producción de leche-, los gobernantes, los sacerdotes y los ancianos.

Ya en la Nueva España, las leyes que reglamentaban el consumo del Pulque desaparecieron, y no fue sino años más tarde cuando el gobierno español comprendió su importancia, al ver la cantidad de personas que se dedicaban alegremente a beberlo en exceso.

El Pulque es uno de los muchos regalos del maguey. Para obtenerlo, es preciso hacer un hueco en la parte central de la planta, a donde fluirán los líquidos para después ser extraídos.

Quienes hacían este trabajo se llamaban Tlachiqueros o Aguamieleros.

Posteriormente, al aguamiel, que así se llama antes de fermentarse, se transporta a grandes tinajas, en donde se le agrega la semilla, elemento que da inicio al proceso de fermentación. La semilla no es  sino un poco de Pulque que, cubierto con una manta, se pone a la sombra hasta que está fermentado.

Todo este proceso estaba lleno de ritos y tradiciones, así como de antiguas costumbres. Por ejemplo, no se permitía que las mujeres entraran al lugar en el que estaban las tinajas, ya que se creía que esto agriaba el Pulque. Igualmente, se prohibía decir groserías, traer el sombrero puesto o llevar a extraños cerca de las tinajas.

Para quienes no están acostumbrados a beberlo, su textura y sabor pueden resultar insólitos o quizás desagradables,  como sucede con muchas bebidas alcohólicas. Ciertamente, el Pulque tiene un sabor extraordinario (y una textura poco común) que vale la pena conocer.

En algunos pequeños pueblos mexicanos aún existen las Pulquerías, que son locales en los que se vende únicamente ésta bebida y donde podrás encontrar también, como en las pulquerías de hace mucho tiempo, Avisos que claramente decían: “Prohibida la entrada a Mujeres, Niños y Uniformados”.

Encontrar una pulquería en las ciudades puede ser tarea difícil, pero es posible. Si no hay ninguna cerca de ti, podrías aventurarte a algún lugar fuera de las áreas metropolitanas para probar los sabores muy particulares de esta bebida tan mexicana.

En cualquier caso, te sugerimos actuar con prudencia para elegir el lugar adecuado.

Tras la caída del Imperio Mexica, el Pulque perdió mucha de su significación simbólica, pero en nuestros días aún puede ser disfrutado. Para la gente del campo, el Pulque guarda además una gran importancia, ya que aporta aminoácidos y algunas vitaminas del grupo B, que son parte de los nutrientes propios del maguey.

El Pulque puede prepararse también con frutas o semillas. La bebida resultante se llama Curado y tiene mucho éxito en las Pulquerías de hoy. Para prepararlos, al Pulque se le agrega alguna fruta y un edulcorante –azúcar o miel- durante el proceso de fermentación. Desde antes de la conquista, los Curados se preparaban, aunque solamente con tunas rojas y miel de abeja. Hoy existen más variedades y se preparan Curados de piñón, de guayaba, apio, naranja y muchísimas otras frutas.

La gran tradición del Pulque que existía en México durante la época prehispánica y el virreinato se ha ido perdiendo poco a poco. Con la llegada de las compañías cerveceras internacionales, el Pulque perdió importancia y al paso del tiempo comenzó a ser considerado como una bebida para personas de pocos recursos económicos. Las grandes haciendas que se dedicaban a la producción de Pulque abandonaron esta actividad y hoy esta bebida se produce sólo en pequeñas cantidades, para consumo local.

Pero quien haya estado en un mediodía de campo, entre los magueyes o los maizales, calmando la sed y el calor con un trago de Pulque frío o de un rico Curado, sabe que esta antigua tradición merece seguir viva.

Comments

comments