Betabeles D'gustar

El Betabel o Remolacha

Compartir

http://www.degustar.com.mx/articulos/frutas-y-verduras-articulos/el-betabel/ Escrito en Destacadas, Frutas y Verduras, Tips Culinarios

Tags:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ya sea en jugos, ensaladas y sopas, el Betabel es, desde hace muchísimo tiempo, un ingrediente indispensable. Es cultivado desde hace varios siglos en Asia y Europa, especialmente en las regiones templadas y frías, ya que tiene una gran capacidad para resistir las heladas.

Los griegos cultivaban ya el Betabel, aunque se sabe que lo que consumían era principalmente sus hojas. Como es un pariente lejano de las acelgas, las hojas de Betabel son comestibles y muy nutritivas. En la antigüedad, también fueron utilizadas con fines ornamentales y, curiosamente, se dejó de lado la parte que hoy es más popular de esta planta: el tubérculo. En realidad, se trata de una parte de la raíz donde la planta almacena nutrientes para tiempos de escasez, por lo que tiene mucho que aportar a la alimentación humana.

A través del tiempo, el consumo del Betabel se popularizó por Europa, especialmente a través de los monasterios, que divulgaban su consumo entre los campesinos. Hacia el siglo XV, el Betabel era ya muy popular en toda Europa y en nuestros días sigue siendo una parte muy importante de la dieta.

Aunque se emplea en las ensaladas y se obtiene de él un delicioso jugo, una de las utilidades más explotadas del Betabel es su papel en la producción de azúcar: más del noventa por ciento del azúcar consumida en Europa viene de las variedades azucareras del Betabel, al contrario de lo que sucede en América, donde la principal fuente de azúcar es la caña. Esta propiedad del Betabel lo ha llevado a ser cultivado en otras regiones del mundo donde tradicionalmente no se le incluía en la mesa de todos los días.

Otra función, menos usual pero igualmente interesante, es que del Betabel se obtienen algunos colorantes, como el rojo Remolacha, que se distingue por el característico tono rosa oscuro de este tubérculo.

El Betabel, también conocido como Remolacha, es un alimento que cuenta tanto con los admiradores más fervientes como con numerosos detractores. Hay quienes aseguran que es capaz de curar la anemia y por eso lo recomiendan ampliamente, mientras que otros lo evitan asegurando que su alto contenido de azúcar favorece el aumento de peso.

En primer lugar, cabe señalar que el Betabel por sí solo es incapaz de curar la anemia, ya que aunque contiene hierro y ácido fólico, hay alimentos que los contienen en mayor proporción, como los frijoles, el huevo, la sardina o los frutos secos.  Sin  embargo, el Betabel sí aporta muchos nutrientes importantes y como parte de una dieta completa y balaceada sí puede contribuir a prevenir y sanar los problemas de anemia.

Además, pese a su alto contenido de azúcares, el contenido total de calorías del Betabel no es tan alto como podría suponerse, ya que no contiene casi grasas ni carbohidratos. Haciendo cuentas, cien gramos de Betabel aportan más o menos las mismas calorías que cien gramos de calabaza o de zanahoria.

Sin embargo, sí es verdad que el Betabel tiene muchos beneficios para la salud. Por ejemplo, ayuda a eliminar el ácido úrico, vitando que se acumule en las articulaciones; ayuda al buen funcionamiento del estómago y el hígado y como contiene una cantidad importante de antioxidantes, se cree que contribuye a la prevención del cáncer estomacal.

En nuestros días, a diferencia de la costumbre de la Grecia clásica, consumimos el tubérculo del Betabel, haciendo poco o ningún caso de las hojas, sin embargo, esta parte de la planta contiene muchísimos nutrientes como calcio, hierro y carotenos. Además, es facilísimo incluirlas en la sopa, por ejemplo, elevando así de manera importante el nivel alimenticio de éstas.

El Betabel se puede comer crudo, de muchísimas formas: rallado, en cubos o en rebanadas, aderezado con sal, limón, vinagre o aquellos ingredientes que nos agraden más, y puede agregarse a las ensaladas.

Cocido, se pueden perder algunas de sus propiedades, pero está también muy sabroso, por ejemplo, asado al horno o hervido para preparar después una ensalada.

Quizá el plato más popular que se prepara con Betabel es el borscht, o sopa de Remolacha, que es muy tradicional de la cocina rusa. Existen numerosas formas de prepararla, que varían en cada región de Europa del Este y que  incluyen diferentes verduras, carnes y productos lácteos y puede ser servida fría o caliente.

Ya sea que te animes a probar esta tradicional receta rusa o que simplemente disfrutes del Betabel rallado o en jugo, no dejes de aprovechar las bondades de que esta planta te ofrece !!

Comments

comments